Proyectos

Concurso de viviendas sostenibles para la clase media en San José de Costa Rica, Gran Área Metropolitana (GAM)

El tema de concurso era la propuesta  de un modelo urbano  residencial  que  permitiese dar una respuesta alternativa al modelo de crecimiento de la ciudad de San José de Costa Rica, basado en  la ciudad dispersa con viviendas unifamiliares que consume una enorme cantidad de suelo y energía y genera unos altísimos costes de urbanización.

Este modelo urbano dificulta enormemente  la implantación de sistemas de transporte público y impide la formación de  los valores comunitarios.

Al concurso se presentaron 44 propuestas, de las cuales se seleccionaron 3 finalistas. El equipo “Arquitectura y Sostenibilidad” formado por profesores del Máster y alumnos del curso 2010-2011 obtuvo el 2º puesto (mención de Honor).

La parcela sobre el que se desarrolló la propuesta era una manzana  que actualmente está ocupada por  una instalación industrial obsoleta  en proceso de sustitución para su uso residencial.

Frente al modelo de ocupación del suelo según el modelo de ciudad dispersa de muy baja densidad (en torno  a 10 viviendas por ha), en la propuesta se propuso el modelo de densidad alta (en torno a las 100 viviendas por ha).

El proyecto parte de una ocupación  de la manzana con cuatro bloques alineados según el eje este-oeste sobre una zona comunitaria que permitía la implantación  de locales comerciales de proximidad situados en dos lados de la manzana para conferir a la calle un carácter urbano.

Las viviendas son de 60 y 90 m2 de superficie se organizan en bloque de 12 mts de profundidad, son viviendas pasantes que permiten la  ventilación transversal.

El aparcamiento de automóviles se sitúa  en el subsuelo.

 

Ciclo del agua:

Las cubiertas son ajardinadas tipo aljibe para laminar y aprovechar el agua de lluvia. Mediante un sistema separativo se utilizan las aguas grises y previamente a su utilización para riego de jardines  se ha previstos su tratamiento por sistemas biológicos de tipo “lagunaje”.

Para conseguir una demanda energética mínima,  se han tenido en cuenta   en cuenta  en la concepción del proyecto los requerimientos  del  entorno climático tropical y además se han   incorporado todas las estrategias para reducir el consumo energético y fomentar  la producción de energías  partir de fuentes renovables.

Los arquitectos autores del concurso fueron:

Joan Lluis Fumadó y Ezequiel Uson (Codirectores del Máster),  Alejandro Labeur (Professor del Máster), Maricel Umaña (Alumna del Máster 2010-2011) y Marcos Liberman (Alumno del Máster 2005-2006).

Colaboraron en la realización del concurso los arquitectos, exalumnos del Máster 2010-2011:

Camilo Valdivia,  Maria Silvia Borsani, Juan Manuel Samayoa.

Estrategias pasivas:

Se ha priorizado la iluminación natural y se fomenta la ventilación natural,  aprovechando las forma de planta – viviendas pasantes  con una fachada  norte y otra fachada a sur –  así como  la regulación de la radiación solar mediante un espacio de transición para evitar ganancias térmicas indeseadas.

 

Estrategias activas:

Ventilación de doble flujo, intercambiador,  estanqueidad en las juntas y carpinterías  y  apoyo de una bomba de calor reversible individualizada para cada vivienda,

Producción de energía solar fotovoltaica y energía solar térmica para cubrir los consumos de electricidad de los espacios comunes y el 60% del consumo de agua caliente sanitaria. Los paneles en sitúan en la cubierta.

 

Control y regulación:

Sistema demótico individualizado por vivienda para mejorar la seguridad, el confort y la eficiencia energética.

Con la combinación de todas estas estrategias se consigue disminuir el consumo energético un 60 %  y producir el 50 % de la energia que se consume.

 

Equipo: Maria Silvia Borsani, Juan Manuel Samayoa, Marisel Umaña, Camilo Valdivia